Sobre “Los días oscuros”

por Patricia

«Hay días neutros como el pan sin sal, que pasan pero no pasan, que van y que vienen y que te hacen sentir perdido.» Es una de las frases que más me gustan del relato.

«Los días oscuros» fue una grata sorpresa. Supe del concurso una semana antes de que finalizara el plazo para enviar las historias y tuve muy poco tiempo para documentarme, escribir y corregir. Pero llegué. Y gustó. Y fui una de las ganadoras de la convocatoria de «Antología celta» de Ediciones Freya. Fue un viaje breve, pero muy intenso. Abrumador y un poco angustioso y, sin embargo, aquí estamos. Aquí estoy.

Sigo a Ediciones Freya desde hace tiempo. Es una editorial joven y valiente que busca nuevas voces en el panorama literario español, algo que lxs escritorxs del territorio le agradecemos enormemente. «La idea original de convocar antologías surge del deseo de ayudar a nuevas voces. Es mucho más fácil conseguir publicar una novela en solitario, por ejemplo, si ya tienes un currículum de relatos publicados y que han gustado. Además, así, nosotros mismos descubrimos también nuevos autores». Eso comentaba la editorial en su entrevista para el Altavoz Cultural el año pasado. Así que «Antologías» más que un concurso es una oportunidad, un regalo.

El objetivo de Ediciones Freya es fomentar la literatura juvenil, bastante más profunda de lo que muchxs piensan y también complicada a veces puesto que tienes que transmitir tus valores y mensajes de forma que lleguen al público al que están destinados, así que no puedes decir las cosas de cualquier manera.

«Los días oscuros» es un relato apto para todxs. Habla de Adair y de Eileen. Cuenta su historia de amor, pero también habla de mundos distintos, de mujeres valientes, de separación y de aceptación. Habla del perdón, sobre todo del que nos debemos a nosotrxs mismxs, y habla del poder de la memoria si es el amor el que la ancla.

No es una historia trepidante, pero sí dinámica, que te acercará al mundo celta a través de sus personajes. Y que puede que te ayude a llegar a la conclusión de que nunca es tarde para intentarlo. No para volver atrás, sino para dar el paso desde donde te encuentras y seguir adelante a partir de ahí.

Puedes pinchar aquí para escuchar la presentación del relato.

Espero que la disfrutes y que sea de tu agrado. Que te deje regusto a manzanas y a esperanza, a verde, a luz de luna y a fresca agua de arroyo.

Fue un placer escribirla y espero que leerla sea un placer para ti.

NOTA: Samhain se pronuncia «sauen». Así es como está pronunciado en el audio. Disculpad si, aun habiéndolo buscado, he cometido algún error.

También te puede gustar

Deja un comentario